No cabe duda de que aquel día en la Bahía de Santander mereció la pena, sin duda alguna lo mejor que me pudo regalar Santander de despedida.

Demasiado viento no había, o sí pero de manera irregular, los regatistas no salieron con una sonrisa en la cara pero yo sí me fui con una sonrisa de oreja a oreja después de ver este espectáculo de rayos solares atravesar las nubes para llegar a iluminar el fondo de la Bahía y los valles de Peñacabarga.

En la imagen superior observamos como iluminaban los rayos de sol los valles de Peñacabarga, rayos que posteriormente se fueron acercando a la Bahía de Santander con unas pequeñas ráfagas intermitentes de viento.

No suelo hacer demasiadas fotos en la Bahía porque la mayoría de la imagen acaba siendo agua, pero sin duda alguna esta vez había que trasladar el protagonismo al cielo. Espero que os haya gustado esta pequeña serie de paisajes en la Bahía de Santander.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es privada.

gdpr

Advertising

Analytics

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

_gid,_gat,_ga
1P_JAR, CONSENT, NID, OGPC
disqus_unique, disqusauth

Pin It on Pinterest

Share This