Si, ya lo se, os he tenido un poco abandonados, lo siento. La universidad no da tregua.

De nuevo estoy aquí con dos nuevos juguetitos que me vinieron estas navidades. El primero es un control remoto por infrarrojos para mi D-90 que me regaló mi hermano. No me ha dado tiempo a probarlo mucho, pero va muy bien, estoy seguro de que me vendrá muy bien para las fotografías de trípode como las de la luna o los fuegos artificiales, las que antes tenía que hacer con el disparador automático.

El segundo juguetito es un nuevo flash ya que antes andaba con uno analógico. Mi elección fue el Nikon Sb-900, ya que era el más versátil y además admitía formatos DX y FX con lo que permitía una mejora del equipo sin tener que cambiar de flash. Sólo he tenido ocasión de probarlo en un acto de mi universidad y como apenas me dio tiempo a leer las instrucciones los resultados no fueron los esperados. Quitando mi torpeza en este acto, el flash es una maravilla tecnológica, se integra completamente con la cámara y el objetivo teniendo que estar menos pendiente de tocar ajustes en el flash y en el cuerpo como pasaba con mi analógico. Una velocidad y precisión impecables y una rapidez de carga que nunca había visto.

En cuanto tenga tiempo de hacer más fotos y lo use mostraré los resultados. Seguro que la Semana Santa que ya se acerca me brinda más oportunidades para probarlo.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es privada.

gdpr

Advertising

Analytics

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

_gid,_gat,_ga
1P_JAR, CONSENT, NID, OGPC
disqus_unique, disqusauth

Pin It on Pinterest

Share This