Resulta curioso la cantidad de fotografías que se pueden guardar e incluso a veces olvidar. En mi caso ahora no me ocurre, pero estoy viendo que si me ha ocurrido con las fotografías que realizaba de pequeño.

Por alguna extraña razón me esta dando estos días por realizar pasadas sobre las carpetas de fotografías que realicé en el pasado con cara de niño y me estoy llevando alguna que otra sorpresa, y lo más importante, bastantes alegrías. Estoy recordando fantásticas excursiones al campo con mis padres. Unas veces en primavera a la sierra, otras veces a la nieve… Sin duda alguna momentos que nunca debo olvidar.

Me estoy dando cuenta que aunque eche mucho de menos a mi padre y nunca lo dejaré de hacer, estoy siendo mucho más feliz viendo estas fotografías y pensando en estas fantásticas excursiones que pensando desde el lado de la añoranza.

Dejando a un lado esta reflexión os presento una macro claramente primaveral de los restos de las piñas de los pinos sobre el verde y húmedo musgo. Seguramente tomada en la sierra de Madrid.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es privada.

gdpr

Advertising

Analytics

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

_gid,_gat,_ga
1P_JAR, CONSENT, NID, OGPC
disqus_unique, disqusauth

Pin It on Pinterest

Share This