Triberg. Pueblo de los relojes de cuco en la Selva Negra

por Dic 29, 2019Alemania0 Comentarios

En la Selva Negra hay un pueblo en el que siempre vas a saber la hora. Triberg, el pueblo de los relojes de cuco.

Triberg es conocido por sus cascadas y por ser el pueblo de origen de los relojes de cuco. Naturaleza, abetos, casitas de cuento, toda la esencia de la Selva Negra dentro de un mismo pueblo.

A pesar de lo que muchos piensan, el reloj de cuco no proviene de Suiza. La dureza de los inviernos en la Selva Negra y la necesidad de dinero, dió lugar a la creación de los famosos relojes de cuco, una vez llegada la primavera se vendían por todo el centro de Europa. Se puede visitar el museo del reloj de cuco para conocer mejor la historia.

El pueblo se encuentra en el valle del río Gutach. Es el río que atraviesa el pueblo y el que forma la conocida cascada de Triberg.

Es uno de los pueblos más turísticos de la Selva Negra, al recorrer el pueblo se puede ver como está completamente lleno de pequeñas tiendas de souvenirs. Normalmente no me suelo parar en este tipo de tiendas, pero esta vez fue diferente, eran tiendas con mucho encanto. Estaban llenas de objetos de madera hechos a mano, paredes llenas de relojes de cuco de todos los tamaños, todos ellos diferentes, se veía la artesanía en todos ellos.

A pesar del ambiente turístico se mostraba el ambiente de la Selva Negra, tranquilidad, naturaleza, madera y árboles verdes por todas partes. Es un pueblo con mucho encanto, ha sido una de las visitas que más me ha gustado en mi recorrido por la Selva Negra.

¿Y el reloj de cuco más grande del mundo? Pues en realidad parece que hay dos que se disputan el puesto. En Schonach se puede ver uno de ellos.

Copyright

Todas las fotografías aquí publicadas, el logotipo y el nombre «Jdiezfoto» son propiedad del autor (salvo que se indique lo contrario). Están protegidas por las leyes Españolas sobre los derechos de la propiedad intelectual y no pueden ser descargadas, reproducidas, difundidas ni usadas con fines lucrativos bajo ningún concepto sin consentimiento del autor.

© Juan Díez-Yanguas Barber 2009 – 2020

Pin It on Pinterest

Share This