Si vives en Madrid tienes la suerte de que no siempre tienes que irte lejos para disfrutar de un fin de semana o un día de descanso. Hay sitios muy bonitos, a menos distancia que merece la pena conocer. Uno de estos lugares es Cuenca.

Es interesante leer sobre las ciudades que visitas, siempre descubres alguna curiosidad. Resulta que Cuenca debe su nombre a la fortificación que se construyó en la conquista musulmana, que dió origen a la actual ciudad. La fotificación de Cuenca se encuentra entre las hoces del río Júcar y el río Huécar. Entre los dos ríos se forma una pequeña península de considerable altura donde se desarrolla el núcleo urbano.

Cuenca es una ciudad que conserva un gran patriminio histórico, lo más destacado son su Catedral y las conocidas Casas Colgadas. Justo las que vamos a ver en esta ocasión.

Las Casas Colgadas son casas edificadas directamente sobre la hoz del río Huécar. Aunque parezca que hay más, únicamente hay tres consideradas como Casas Colgadas. Dos de ellas albergan el Museo de Arte Abstracto español y la tercera alberga un mesón. Las vistas desde estas casas son realmente bonitas.

Yo estuve de paseo y recorrí toda la ciudad hasta el Mirador del barrio del Castillo. Dado que la ciudad hace un poco de curva desde este punto un poco más alejado se puede observar perfectamente todo el borde de la ciudad de Cuenca, incluidas las Casas Colgadas. Es un punto realmente interesante desde donde ver una panorámica de la ciudad de Cuenca.

Está cerca de Madrid para un fin de semana diferente y merece la pena dar un vuelta y conocerla. Anímate a conocer Cuenca.

Pin It on Pinterest

Share This